Un justificado “abandono” de servicio

publicado en: Actualidad, Los irreality shows | 0

Apearse de un autobús para solventar una situación de emergencia fisiológica, puede ser motivo para que ocurra una desgracia, aunque en éste caso, la desgracia no se materializó a pesar de los pesares.

Un chofer de autobús turístico, de esos rojos de dos pisos atestados de cabecitas tras la correspondiente cámara de foto o de vídeo, se iba a incorporar a su parada cuando sintió unos tremendos retortijones. Sin pensarlo dos veces, estacionó el vehículo y salió corriendo como alma que lleva el diablo hasta el bar más próximo, a tres metros escasos, entrando como un cohete al lavabo del establecimiento. El hombre se alivió y de inmediato salió a la calle para hacerse cargo del autobús, siendo en ese momento cuando comprobó que había desaparecido. Gritos, exclamaciones de impotencia, llamada a las autoridades y a los pocos minutos los guardias encontraron el rojo vehículo unos setecientos metros más abajo del lugar en que había desaparecido, abandonado y junto a un coche destrozado contra el que había colisionado.

Al parecer, la cosa fue obra de un par de “guiris” que decidieron darse una vuelta sin pagar aprovechando la ausencia del chofer y que las llaves estaban puestas. Ahora se les busca y al conductor seguro que a pesar de que abandono el servicio por un motivo de urgencia le van a buscar también, aunque en su caso “las vueltas”. O sea, que se la va a cargar.

Dejar una opinión