ROBO CON EXCAVADORA

publicado en: Actualidad | 0

Hace unos días me sorprendía al leer o escuchar -en este momento no lo recuerdo- que unos delincuentes habían cometido un robo en uno cajero automático de una forma “novedosa” utilizando una excavadora como “herramienta” para arrancar el armario blindado de la pared y llevárselo entero para posteriormente destriparlo y quedarse con el dinero. Como decía, sorpresa por la poca memoria de algunos de mis colegas que escriben en medios de comunicación o que cuentan noticias ya que el robo a “excavadora armada” es más viejo que la tos, como se dice en mi tierra.

Para los que quieran saber más del asunto, les contaré que es un robo de esos que se llaman de importación, o sea, que nos ha llegado de fuera y concretamente en este caso, de allende los mares, o sea, de Iberoamérica aunque posteriormente los chorizos esos que se llaman “del Este” lo han adoptado con éxito . En España se comenzaron a cometer robos de este tipo hace unos años. La banda más sofisticada actuaba en pequeños pueblos y para cometer la acción delictiva se apoderaban de una excavadora y de un camión, todo un trabajazo. Estudiaban perfectamente el escenario y la ubicación del Cuartel de la Guardia Civil y el camión lo colocaban en la carretera atravesado de modo que no pudiera llegar hasta el pueblo nadie y menos las fuerzas del orden ya que estaba en la dirección por la que habrían de llegar  en caso de aviso. Inmediatamente arrancaban el cajero con la excavadora y se daban a la fuga dejando la excavadora también atravesada en la carretera y saliendo del lugar a bordo de un coche que tenían preparado.

Pero eso era mucho trabajo y dejaron de hacerlo para pasar a robar simplemente con la excavadora arrancando la puerta blindada y llevándose lo que podían, más rápido e igualmente eficaz. Y para que los colegas lo sepan, había hace unos diez años una banda que actuaba en Murcia, Almería y, especialmente  en la Comunidad Valenciana que llegó a cometer  más de doscientos robos por este mismo sistema lo que dice poco de la finura de maneras de la banda pero sí de su efectividad. El jefe de la peña, identificado tras dos años de robos resultó ser un húngaro que residía habitualmente en su país con su pequeño harén  disfrutando de los dineros robados y que se trasladaba a España a reponer fondos cuando estos escaseaban. O sea, colegas, que de “novedoso” y “noticiable”, nada de nada.

Dejar una opinión