La cabra tira al monte…..cosas de la “casta”

publicado en: Actualidad | 0

Hace unas semanas, en el mes de febrero, escribí lo siguiente en relación con un incidente protagonizado por una diputada de Podemos -y jueza además- que no publiqué por aquello de la prudencia. “Puede ser un mal día que cualquiera tiene” -pensé- y lo guardé como borrador. Pero como la cabra sigue reincidiendo en su querencia al monte, ahí va….

Esta mañana estaba escuchando la radio y no podía salir de mi asombro…¡no lo podía creer!!!….una adalid destacada en la defensa de los derechos de todos, de la igualdad, la libertad y otras cosas sagradas, se había puesto de uñas porque un empleado del Aeropuerto de Gando  se negó a abrir la sala de Autoridades como solicitaba la ex-magistrada y diputada provincial por “Podemos”.  El empleado que se negó a abrir la Sala -como no podía ser de otra manera-, hizo un informe, publicado en el periódico LA PROVINCIA , que parece entrecomillado y dice lo siguiente: “De muy malas formas, increpa al funcionario de AENA, mencionando a otros políticos que pasan por la sala de autoridades y haciendo comparaciones”, se recoge en el parte de incidencias del aeropuerto grancanario. “Además [Rosell] alega que en otros aeropuertos tienen una distinción y acceden por el fast lane [acceso rápido], y aquí no está habilitado (a pesar de que el filtro está despejado)”.

El informe interno sobre el incidente, al que ha tenido acceso este periódico, recoge que por parte del funcionario de AENA se le intenta explicar a la diputada el procedimiento para el uso de la sala de autoridades, “pero no atiende ni quiere escuchar, por lo que se marcha dando la espalda mientras se le dan explicaciones”.

El uso de la sala de autoridades en los aeropuertos españoles, según una circular interna del Gobierno español, está reservada para el propio presidente, la vicepresidenta, ministros, secretarios de Estado, subsecretarios y delegado del Gobierno. En ningún caso se habilita ni para diputados nacionales, ni senadores, ni parlamentarios regionales. El protocolo para el uso de la sala de autoridades especifica que para cualquier otro uso es preciso informar a la delegación del Gobierno en cada autonomía con 48 horas de antelación para poder disponer de la misma.

¡Pues menos mal que solamente llevan siete días mal contados en el cargo…!! Y recuerdo la frase de un amigo mío, anticlerical furibundo, que decía siempre que no era lo mismo predicar que repartir trigo. Lo de las Salas de Autoridades, los coches oficiales y los del cuerpo de guardia presentando respetos y dando novedades, les gusta a todos. Con rastas o sin rastas. Con carrera de Magistrada como el caso que nos ocupa o con dificultades para redondear la “o” sin ayuda de un canuto.

 

Y ahora, la segunda parte…

 

La diputada de Podemos y ex juez Victoria Rosell vuelve a estar en el centro de la polémica, esta vez por un incidente protagonizado en el aeropuerto de Gran Canaria al negarse a ser identificada en el control de seguridad para acceder a la zona de embarque, que paralizó el normal funcionamiento del citado control, según ha informado el delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, quien avisa a Rosell de que no puede pretender “privilegios” y le afea que esgrima siempre su condición de diputada para tratar de obtenerlos.

El incidente, que quedó registrado en el Sistema Integrado de Gestión Operativo (SIGO) de la Guardia Civil, se produjo en la madrugada del pasado domingo 3 de abril, a las 6:45 horas. La diputada de la formación morada se encontraba en el control de salidas cuando requirió una explicación al auxiliar del citado puesto porque había unas maletas en un carrito en el pasillo de entrada.

Los responsables de seguridad le respondieron que el citado equipaje ya estaba controlado por su dueño, que en ese momento estaba hablando por teléfono a sólo unos metros. La pasajera increpó de nuevo a los auxiliares de seguridad alegando que ella es “diputada” y que sabía que las maletas debían estar a 200 metros.

Tras este intercambio de reproches, el personal del control le pidió que separara su ordenador del maletín y del resto de objetos que llevaba y le explicaron que se trataba del sistema de actuación cotidiano. Según explicó el delegado del Gobierno en las islas, Rosell se enfadó muchísimo, dijo que eso era una burla y que seguro que al ministro Soria (el titular de Industria) no le hacían esas cosas.

Rosell alegó de nuevo que ella es diputada y que tenía derecho a pasar por la sala VIP o de autoridades, al mismo tiempo que requería la presencia del jefe de servicio y la identificación del agente. En ese momento, el incidente ya había provocado la paralización del normal funcionamiento del control de seguridad.

Ante la reiterada protesta y la elevación del tono en la conversación, el guardia civil que se encontraba de servicio requirió a la ex juez que se apartara y se identificara. Sin embargo, la pasajera no le hizo caso y siguió su camino, respondiendo al agente: “no me da la gana”, según está recogido en el parte levantado tras el incidente.

Por supuesto la protagonista lo niega y dice que se trata de una especie de “conspiración judeo-masónica” contra su persona (la frase es cosa mía), pero a mí, me cabe la duda de que en dos meses se produzcan dos incidentes con la misma persona y más si tenemos en cuenta que ni a los chicos de seguridad, ni a los de Aena, ni a los de la Guardia Civil les encanta meterse en líos. Pues del viejo….el consejo: señora diputada, tómese una tila. No se puede ir por la vida de esa forma porque precisamente por su condición de Diputada y de Magistrada debería dar ejemplo….. ¿o no?.

 

Dejar una opinión