EL TIMO DE LOS MALAYOS

publicado en: Timos destacados | 0

Hay que ver lo que da de sí una actuación policial y judicial como la  “Operación Malaya” contra la corrupción en  Marbella! Y que conste que no lo digo por ediles y adláteres que se convierten en poseedores de un “marrón” y de la noche a la mañana pasan de la finca con caballos de pura raza y el yate de lujo a un juzgado, incursos en un sumario y metidos en la cárcel, sino porque ya hay quien se ha inventado más de un timo con el rollo de lo de Marbella.

 

Y así, se ha detectado un timo en el que los delincuentes decían ser depositarios de grandes cantidades de dinero “sucio” procedente de negocios ilícitos en la Costa del Sol.

 

Tras contactar con personas interesadas en la venta de empresas o de viviendas de lujo a los que seleccionaban en las secciones de anuncios de los periódicos o en Internet, concertaban una cita. Durante la visita al inmueble manifestaban su deseo de pagar la mayor parte de la operación en moneda extranjera y ” en negro” a cambio de una propina para el vendedor que se frotaba las manos con el negocio.

 

Como favor y antes de cerrar la operación, los delincuentes pedían a la víctima no tan inocente que hiciera el favor de cambiarles unos cuantos billetes de 500 euros por otros más pequeños. Por supuesto, los billetes procedían de lo mismo, de “Las Malaya” según decían.

 

Un empresario que se escamó y pensó que no fuera a ser que el Juez del Olmo y sus muchachos estuvieran tras el asunto y le pillaran con las manos en los “binladen” denunció los hechos y los “malayos”, dos chavalotes yugoeslavos jóvenes y bien fardados, han pasado a la trena junto con más de 300 billetes de 500 euros….por supuesto falsos. Que listos.

 

Pero aún conozco un caso más de timo a costa de la malaya. Más de un tipo salido de la cárcel con permiso de fin se semana o en libertad trató de vender a las teles y a los periódicos “sabrosas” exclusivas con el rollo de que había sido compañero de módulo, de pasillo, de celda o de cualquier cosa de Julián Muñoz o de Juan Antonio Roca. Y en algunos casos a algunos que quisieron conseguir la exclusiva de su vida, les costó dinero para nada.

 

Y aún más. Unos tipos trataron de vender un vídeo que contenía una presunta entrevista a Julián Muñoz en la cárcel, grabado por medio de un teléfono móvil. Y como había habido una grabación de verdad en la que se veía la espalda de alguien que podría ser Julián Muñoz, y que fue comprada por varias cadenas, los otros listos decidieron hacer un suculento negocio porque pedían por el falso testimonio varios millones de pesetas.

 

Dejar una opinión