EL SEGUNDO DESASTRE DE AZNALCÓLLAR.

publicado en: Actualidad, Las cosas de Manolo | 0

Recuerdo perfectamente aquella tarde del mes de abril de 1998 en que fui testigo directo del desastre causado por la rotura de la presa del depósito de lodos de la mina de Aznalcóllar. Me encontraba rodando un reportaje con un equipo de televisión destinado al programa que entonces presentaba en las mañana de la Primera de TVE, “Así son las cosas” cuando recibimos una llamada de nuestro director de área en la que se nos informaba de lo que había pasado y se nos enviaba a la zona para cubrir la noticia. A nosotros, como programa de actualidad y comprometido con la defensa de cuestiones sociales y medioambientales, nos interesaba el asunto, pero aún había más interés en la “casa” en que se cubriera para los servicios informativos –Telediarios e Informe Semanal- hasta que llegaran equipos de esos programas.

Aún se me saltan las lágrimas en este momento por dos motivos: porque recuerdo el olor ácido con abundancia de vapores supongo que tóxicos a tenor de lo que picaban los ojos y también por lo que vimos. Una espesa capa de color gris con reflejos marrones en algunos puntos cubría el suelo con más de medio metro en algunas partes. Me refiero a terrenos llanos. Los ríos, el Agrio y el Guadiamar, más éste segundo que el primero, os los podéis imaginar….peces muertos, cangrejos muertos, pájaros con las alas embarradas….

Solo cuento un detalle  personal. Llevaba unos zapatos que lógicamente se mancharon de aquél barro pegajoso y grisáceo y que, al secarse, tuve que tirarlos a la basura porque estaban completamente cuarteados y sin solución. Si os preguntáis como yo qué demonios llevaba aquél barro, os diré que toda clase de metales pesados y tóxicos, entre ellos cobre, plomo, arsénico, cadmio, antimonio, cinc……o sea, un auténtico cóctel del infierno. Me informo de que las aguas y los campos, aún en este momento siguen contaminadas, cada vez menos, pero siguen. ¡Ah!…..y no vi a nadie de la plataforma “Nunca Mais” protestando, tal vez porque a diferencia de lo que ocurrió con el Prestige, esto se tapó echándole tierra sin contaminar encima. No lo sé, pero curiosa la diferencia de tratamiento a los temas por parte de los protestones –con toda la razón- de costumbre.

Ahora, el barro de la sospecha de corrupción y apaño de concursos vuela sobre la mina de marras. Se ha dado la explotación a un consorcio hispano mejicano formado por una empresa al parecer de amiguetes y a una mejicana que acaba de causar en aquél país la mayor catástrofe de la historia a causa de un súper vertido tóxico. Y para más “inri” los gerifaltes de la Junta de Andalucía acusan a la Jueza que ha dicho que no ve claro el concurso, de ser poco menos que una indocumentada que no está capacitada para entender una cosa tan compleja.

O sea….un desprecio y una desconsideración total hacia la Justicia. Y para complicar la cosa un poco más, dicen algunos medios que entre los miembros de la directiva de la empresa mejicana –una de las más potentes del país- hay un vicepresidente emparentado con un hijo de Jordi Pujol….¡¡¡coño!!!. Perdón….quería decir jopelines. Siempre están los mismos. De momento el tema ha sido como un grano gordo  en la  retaguardia de la Presidenta de la Junta que ahora no puede echar la culpa a nadie ya que la adjudicación ha sido bajo su mandato.

 

Dejar una opinión