Ejemplar condena por una chapuza estética

publicado en: Actualidad | 0

Un juzgado de Sevilla ha condenado a un cirujano plástico y a la compañía aseguradora a pagar casi 100 millones de pesetas (cerca de 600.000 euros) a una mujer a la que se implantó en 2003 una prótesis mamaria que el médico rompió de forma involuntaria y que motivó una expansión no controlada de la silicona lo que afectó a diversos órganos de su cuerpo, provocándola lesiones causantes de invalidez absoluta. La mujer se encuentra en la actualidad en espera de un trasplante de intestino, riñón e higado y su estado es muy delicado.

En la sentencia se aprecia la imprudencia del doctor que practicó la intervención en la que se sustituyeron unas prótesis que se habían implantado unos años antes, cortando una de ellas al sustituirla.

Se trata de confirmarse la sentencia que es recurrible, de la más alta indemnización exigida judicialmente a un profesional por un fallido implante mamario.

 

Dejar una opinión