50 AÑOS DE LA TERTULIA MESA CAFÉ: LA OBRA DE UN GRAN HOMBRE

publicado en: Actualidad | 0

Hace seis años aproximadamente que nos dejó el amigo Pascual García Mateos, un tipo listo, emprendedor, bonachón, dispuesto a los que fuera para potenciar La Unión, su pueblo del alma, y toda la zona del Mar Menor. Solo un pero….Pascual era sin duda el peor representante artístico que un artista puede tener -lo digo por mí- porque si te comprometías con él para hacer algo, ya sabías que era a beneficio de los pobres y desamparados del lugar, a mayor gloria de una tierra sin dinero para propagandas ni publicidades y que tu sueldo se pagaba únicamente en cariño. Que no es poco.

Porque Pascual, como decía él, era pobre en dinero pero rico en afectos y su corazón, desde luego, no le cabía en el pecho. Recuerdo multitud de eventos en los que he estado en San Pedro, Los Alcázares, Los Belones, Lo Pagán, Cabo de Palos, La Manga, etc, siempre en actos organizados por el bueno de Pascual: desde galas de la Cruz Roja a elección de mises y desde tertulias a pregones varios. Y gracias a él fui pregonero de la Semana Santa del Mar Menor, Caballero de Santa Bárbara, Lira del Trovo, Tertuliano de Mesa Café, Fumador del año ( que tiene mucho mérito porque en el momento de la concesión y hasta ahora, no he fumado) y no se cuantas cosas más.

Y gracias a él he conocido a personajes que no cito para no olvidarme de ninguno, a Pilar, su esposa que tristemente le precedió en la muerte y por encima de todos, a su alter ego, el inevitable “Jayam”, Antonio Meroño, que siempre cargado con su cámara al hombro se encargaba de guardar testimonio gráfico de todos los eventos. Porque de no haber sido por él, Pascual fallaba en lo de las fotos más que una escopeta de verbena y recuerdo dos acontecimientos en concreto en los que se había olvidado de poner carrete al artefacto.

Ahora, su hijo Federico con Antonio Meroño han decidido seguir los pasos del maestro y acaban de culminar los actos conmemorativos del 50 aniversario de la tertulia “Mesa Café” , un evento de categoría en el transcurso del cual se entregaron además los premios a los Populares del año. Me llamaron para que actuara como Maestro de ceremonias y decidí que no podía faltar. Porque se lo debía a Pascual y ahora al entusiasmo de sus sucesores. Y estuve allí recordando un montón de anécdotas y cosas bajo una enorme fotografía de un Pascual Jóven que nos vigilaba atentamente para que todo saliera bien. Y hubo un momento especial que fué cuando actuaron los troveros,  cuando se me encogió el corazón al recordar que éste humilde periodista que carece de vergüenza ha lidiado contra Repuntin, Palmesano, Los Conejos, Angel Roca -con el que crucé un fuerte abrazo y hasta un par de besos-, Taxista, la gente de la Agrupación José María Marín, el iniciador o uno de los más importantes……en fin….emocionante.

Me despedí de los amigos para regresar a Madrid en la mañana del domingo y juré volver pronto para poder ver algo que aún no conozco: el Museo Minero. Y para dar un paso tranquilo por la Unión….y para ir a degustar la buena cocina del “Vinagrero” que nos atendió de maravilla. O sea…¡hasta pronto!

az3[1]

 

Dejar una opinión